No olvides que lo más importante es el Sí, Quiero.

 

 

La fiesta, el vestido, la música y la comida son detalles secundarios que adornarán la decisión más importante de tu vida. Dale a la ceremonia el peso que merece.

 

1.- Primero tienes que decidir qué tipo de ceremonia quieres tener, religiosa o civil.

Religiosa: En cuanto al papeleo, lo mejor que puedes hacer es acercarnos a la parroquia que nos corresponde por domicilio y pedir que nos informen sobre la documentación necesaria. A veces de una parroquia a otra cambia, así que es mejor tener la información de la que nos corresponde.

Civil: Los trámites los tienes que iniciar en el Registro Civil de nuestra ciudad, la documentación también es diferente dependiendo de la Comunidad Autónoma, así que es mejor acercarse y que respondan a todas nuestras dudas.

2.- Las ceremonias en iglesias está más estructuradas en cuando a tiempo y a detalles.

Si estas pensando en celebrar una boda religiosa tienes que tener en cuenta la espectacularidad de la decoración, que esté bien pensada y planteada para ir acorde con el interior de la iglesia. Por ejemplo, no queremos una decoración muy campestre en una catedral.
Dentro de un templo la decoración tiene que ser respetuosa, elegante y hasta puede ser un poco sofisticada. A la hora de escoger las lecturas, pide consejo al párroco, suelen disponer de un libro de lecturas sacras para que puedas encontrar entre ellas las palabras más significativas para nosotros. Para empezar es buena idea preguntar a amigos que ya se hayan casado, seguro que tienen la selección que escogieron y pueden orientarte un poco.

3.- Las ceremonias civiles en recintos oficiales también suelen ir muy marcadas en tiempo y detalles.

Suelen celebrarse en salones oficiales y la decoración es casi inexistente, ya que al ser un espacio oficial y en el que se celebrarán muchas bodas ese día, no pueden permitir que cada pareja decore el espacio como más le guste. Aquí es más complicado conseguir que en el rito se incluyan lecturas o palabras de los invitados. No te preocupes, más adelante, en el postre de la celebración, puedes incluir los discursos emotivos.

4.- Si eliges por una ceremonia civil, celebrada fuera de un recinto oficial, no tendrá validez legal y antes o después tendrás que pasar por el juzgado a firmar los papeles del matrimonio.

Sin embargo son las ceremonias más personales, únicas y libres que podemos encontrar. Junto con el oficiante podrás diseñar nuestra propia ceremonia, definir vuestro ritmo e incluir cualquier rito que os parezca interesante y representativo.

5.- No cometas el error de pensar que al ser el espacio donde menos tiempo vas a pasar, no merece una puesta en escena espectacular.

Sí, seguramente la ceremonia durará entre 25 y 45 minutos, pero es en ese tiempo donde va a ocurrir lo mas importante de la boda, así que ponen máxima atención.

6.- Además de la decoración, es importante tener bien pensado como vas a sentar a los invitados.

Ya no se lleva lo de situar a la izquierda a la familia del novio y a la derecha la familia de la novia; la tendencia es que los invitados se sientan donde ellos prefieran. Lo único que no puedes olvidar es que los primeros sitios sean para las personas más cercanas a nosotros o que vayan a participar en la ceremonia. No olvides colocar a las personas que vayan a hacerlo en el lado pasillo, para que no molesten a los demás invitados al salir de su asiento.

7.- Una de las últimas tendencias.

En ceremonias civiles es disponer las sillas en forma circular y situar a los novios en el centro, una opción ideal también cuando hay pocos invitados porque estos pueden estar de pie rodeándolos en un círculo de amor y amistad.

8.- Puede parecer que la entrada de la novia a la ceremonia.

Es el momento más importante de todos y, desde luego, es uno de ellos, pero es igual de importante la salida de los recién casados. No dejes que una avalancha de familiares nos deje “plantados” en el altar y no puedes hacer ese pasillo como siempre lo habías soñado. Las fotos de la salida de la ceremonia suelen ser preciosas, son las primeras de casados y las caras lo dicen todo; están enmarcadas con la decoración escogida y bajo pétalos, confeti o burbujas de jabón, ¡lo quieras quedara maravillosas!

 

9.- Por último, una vez estés a punto de entrar en la ceremonia.

En tu boda respira hondo, levanta la vista y disfruta de las caras de los que más te quieren, mantén contacto visual con tu chico durante el camino al altar, ahí está, esperándote, sonríe y olvídate de todo. ¡Vas a casarte!

Fuente

enfemenino.com